Traductor

jueves, 22 de marzo de 2012

¿DE QUIEN DEPENDEMOS?

Muchas veces pensamos que dependemos del dinero que gana nuestro esposo, o de a ayuda que cierta persona o familiar nos da. Pero no es asi es el Señor quien nos cuida, y toma todas nuestras ansiedades, 1P5:7. Siempre nuestra preocupacion es, nuestros hijos, que comeran, que vestiran, como estudiaran y asi un simnumero de necesidades que por lo general tienen nuestros hijos, y es algo normal que ellos necesiten, lo que no es normal, es la forma como lo tomamos nosotros. Preocupandonos hasta el punto que llegamos a enfermarnos de stress, de los nervios, no dormimos, por así decirlo. Batallamos queriendo resolver todo con nuestras fuerza, hacemos de esta manera y no resultó pensamos en otra y tampoco, y llegamos al punto de vender , empeñar nuestras cosas, o prestar dinero a personas X que viven de esto. Cosa que al Señor no le agrada, lo que el quiere es que dependamos de El, de una manera que nada nos haga cambiar la manera de hacerlo. Sino vemos no creemos, y la manera de hacerlo es creyendo, aunque no vemos, y esperando como si ya fuesemos a recibir en ese momento, es dificil, lo se depender así del Señor, pero llegado el momento tendremos que hacerlo, confiar y creer, He.11: 1.
Así me ha tocado hacer a mi, confiar y creer en  Dios, El es el unico que conoce nuestras necesidades y la de nuestros hijos, y comience a pedirle a El. 2Cr.1:7, El señor es el que toca el corazón del hombre. Cuando alguien le regala algo es Dios que le tocó el corazón, porque el es el unico que tiene poder para transformar los corazones, de hacer un corazón malo en uno lleno de misericordia y amor, solo nos toca confiar, aprender a confiar. No gastemos nuestras fuerzas batallando contra lo que no podemos resolver dele la oportunidad al señor de bendecirlo, pruebe al Señor, y comprobará que el es real, que el no miente, que no le pide nada a cambio solo que crea que el es real y puede cambiar su vida, El es el mismo de ayer hoy y por los siglos de los siglos. Muchas veces me pregunté donde esta el señor que no ve lo que me pasa, pero el señor estaba ahí era yo la que no lo notaba porque estaba tan cerrada en las necesidades o problema que no me habia dado cuenta que el señor estaba esperando a mi lado  a que yo me decidiera a llamarlo y pedirle que me ayude, yo me veia sola pero no había notado que el señor me llevaba en sus brazos, dandome fuerzas para seguir adelante y creia que era yo la fuerte. No piense como yo, que creia que era autosuficiente y que no necesitba ayuda de nadie, pero eso era mentira cuando estaba cansada y sin fuerzas ya casi agonizando, reconocí que  necesitaba ayuda de ese Dios vivo y real. Y dejeme  decirle que hasta ahora no me ha defraudado, a veces me siento desmayar pero recuerdo que el está a mi lado y le digo perdoname señor que por un momento me olvide que estabas aquí a mi lado, Y eso es lo unico que el señor nos pide que confiemos en El, dele la oportunidad si ya está cansado y agotado de batallar para que el resuelba su problema o necesidad, y no olvide que solo dependemos del Señor.

Es un consejo, que ud lo toma o lo deja pasar, porque tenemos libre albedrio.

Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del espíritu Santo sean con todos vosotros. Amen. ♥♥♥